Como pedir, solicitar un préstamos

Solicitar un préstamos

Cuando se va a solicitar un préstamo, se necesitan cumplir una serie de condiciones que con frecuencia dan origen a confusión, sobre todo, si esas condiciones no están explicadas con claridad. En la actualidad, surgen incluso mayores dudas, cuando se encuentra la posibilidad de elección en dónde pedir un préstamo, dependiendo como puede ser, en la banca tradicional o en la denominada a grandes rasgos, banca online.

Es necesario, por tanto, repasar los requisitos para pedir un préstamo, dependiendo si se opta por la banca tradicional, o la banca online, pero de entre todas las posibilidades que existen para pedir un préstamo que finalmente se verán sus ventajas.

Cómo pedir un préstamo en la banca tradicional.

Pedir un préstamo en la banca tradicional, además de ser más complicado, por la serie de requisitos que las entidades piden a los solicitantes, es habitualmente donde los usuarios deciden donde pedir un préstamo para cantidades más elevadas.

Las consecuencias que implica tanto la larga lista de requisitos, así como el mayor importe en la cantidad, hace que los tiempos para poder saber si la solicitud del préstamo es aceptada, y por tanto, recibir el préstamo, sean mayores. Finalmente, debido a la complejidad implícita, hace que los usuarios consideren que esta sea una solución poco práctica ante la duda de donde pedir un préstamo.

Si a pesar del inconveniente que supone, el tiempo de resolución del préstamo en la banca tradicional, es la opción escogida, los requisitos para pedir un préstamo consistirían en:

— Tener cumplida la mayoría de edad.
— En el caso de que los solicitantes, sean de origen distinto a la nación en donde se encuentra la entidad, se les requerirá a los solicitantes, que tengan toda la documentación en regla, como podrían ser los permisos de residencia, contrato de trabajo que avale ese permiso, etc.
— Además de poder mostrar una nómina, no sería suficiente, si los ingresos mensuales no son los correspondientes a unos salarios en el rango de medios a elevados. Esta cuantía para que el banco acepte la solicitud de un préstamo, puede variar en función de la entidad y también, se tendrá en cuenta la cantidad solicitada por parte del usuario para el préstamo.
— Las entidades, también exigen, que el solicitante tenga un historial en cuanto a operaciones económicas saneado, es decir, que no existan incidentes del tipo, impagos de facturas, de créditos anteriores, retrasos en los pagos de los mismos, etc.
— La exigencia de un aval, ya sea una tercera persona por parte del solicitante, o un bien bancario, que el solicitante contrate aparte de la solicitud del préstamo.

Además de todos estos requisitos para pedir un préstamo, algunas entidades bancarias, pueden incluso, en función de la cantidad solicitada, pedir que el solicitante adquiera otros productos bancarios, como pueden ser seguros de hogar, o de vida, o planes de pensiones, entre otros.

Por tanto, si se quiere pedir un préstamo a través de la banca tradicional, los usuarios que verán desestimada su solicitud serán aquellos que sean trabajadores a tiempo parcial, temporal o discontinuo, también aquellos que sean pensionistas y jubilados, y por supuesto, aquellos que formen parte de las listas de morosos ASNEF. Recordar que la ASNEF es la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros, donde muchas entidades incluyen a clientes morosos, para prevenir de posibles riesgos a otras entidades que van a ofrecer productos o servicios a las personas que estén incluidos en esas listas.

Pedir un préstamo en la banca online

La inclusión de la tecnología en distintos sectores de producción o de servicios, incluyendo el financiero, ha facilitado el hecho de poder disponer de créditos personales de una manera más asequible a lo que tradicionalmente era posible.

Aunque la mayoría de los requisitos cuando se pide un préstamo en la banca tradicional u online, son los mismos, existe una diferencia que ofrece una mayor ventaja para la solicitud de préstamos en la banca online. La principal diferencia con la banca tradicional, es que mientras que en ésta entre sus requisitos se encuentra imprescindible el contar con una nómica, en el caso de la banca online, sólo es necesario disponer de unos ingresos periódicos. Estos ingresos pueden ser o de una nómina, pero no tienen por qué corresponder a una nómina de rango medio a elevado, del mismo modo, que podría ser posible para nóminas de trabajadores a media jornada, algo que en el caso anterior tampoco era posible.

La banca online, tampoco exige un aval o la compra de otros productos bancarios, ya que mayoritariamente al ser préstamos de menor cuantía.

Gracias a estas diferencias, personas en situación de desempleo, pensionistas y jubilados, así como trabajadores a media jornada, cuyas nóminas no sean elevadas, tienen la posibilidad de solicitar préstamos, únicamente justificando unos ingresos periódicos.

Además, los tiempos de solicitud que en la banca tradicional suponían una demora en el proceso, se acortan con esta nueva modalidad, sin dejar de pasar por alto, el hecho que el solicitante, puede hacer sus operaciones, tanto la solicitud, como la devolución, desde su propio ordenador a través de las diversas plataformas o compañías que ofrecen estos productos.